ESTADOS UNIDOS.- Fue como si Carlos Beltrán se hubiera vuelto a ponchar sin tirarle a una curva. Y por segunda vez desde que concluyeron su participación en la campaña anterior, los Mets están buscando un nuevo manager.

Es una señal de los tiempos actuales.

El ciclo de Carlos Beltrán como mánager de Nueva York llegó a su fin sin siquiera haber dirigido un solo partido, otro efecto del escándalo de robo de señas de los Astros de Houston que ha sacudido al béisbol de las Grandes Ligas.

Los Mets anunciaron la decisión el jueves en un comunicado de prensa, indicando que el puertorriqueño de 42 años y el equipo “acordaron mutuamente romper relaciones”. El cese ocurre dos días después de que los Medias Rojas de Boston despidieron al mánager Alex Cora, otro boricua que se desempeñó como coach de banca de Houston en 2017, cuando Beltrán jugaba por los Astros.

Un día antes, el mánager AJ Hinch y el gerente general Jeff Luhnow fueron despedidos por Houston tras haber sido suspendidos por el comisionado Rob Manfred para toda la campaña de 2020 debido a su participación en la estratagema.

El siguiente en caer fue Beltrán, el único bateador de los Astros mencionado por nombre el lunes, cuando Grandes Ligas anunció los hallazgos de su investigación sobre la conducta del club. Ningún jugador fue sancionado, pero el informe de nueve páginas detalló que Beltrán formó parte del grupo involucrado en el uso ilícito de dispositivos electrónicos para detectar las señas de los rivales durante la marcha de Houston al título de la Serie Mundial de 2017.

“Durante mis 20 años en este deporte, siempre me enorgullecido de ser un líder y hacer las cosas de la manera correcta. Y en esta situación, fallé”, dijo Beltrán mediante un comunicado emitido a través de su agente Dan Lozano.

“Como un pelotero veterano en el equipo, debí haber reconocido la gravedad del asunto, y lamento de verdad los actos que se realizaron. Soy un hombre de fe e integridad, y lo que ocurrió no demuestra esas características que son tan importantes para mí y para mi familia. Lo siento mucho. No es éste quien soy como padre, marido, compañero y educador... Espero que, en algún momento, tenga la oportunidad de retribuir a este deporte al que amo tanto”.