Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

ESPAÑA.- En estos días de confinamiento, nuestros ojos se han visto expuestos más que otras veces a diversos tipos de pantallas como los celulares, tablets o la misma televisión.

No hay que olvidar tampoco a las personas que trabajan desde casa durante estos días frente a la computadora, tal vez en condiciones de luz no del todo apropiadas. Estar mucho tiempo delante de una pantalla puede provocar sequedad, picazón o visión borrosa.

El doctor Luis Fernández-Vega, director médico del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega de la ciudad de Oviedo, España advierte:

No estés todo el día delante de una pantalla

Trata de cambiar de perspectiva. Por ejemplo, si en casa tienes niños pequeños, puedes jugar con ellos a contar las ventanas del edificio de enfrente. De esta forma, tus ojos trabajarán también la visión de lejos y no solo la de cerca.

Mantén la distancia adecuada

Los oftalmólogos aconsejan colocar el monitor de la computadora o la tablet a una distancia de entre 50 y 60 cm de tus ojos. Además, para evitar reflejos, lo mejor es que los colores sean claros o mates. En lo posible, trabaja con textos negros sobre fondo blanco, eso reducirá la fatiga visual. Con respecto al televisor, hay que guardar una distancia de por lo menos dos metros. Esto se hace en función al tamaño del aparato; mientras más grande la pantalla, más lejos debes ubicarte. En el caso de los niños que se entretienen con videojuegos, estos deben permanecer frente a la pantalla no más de 15 minutos seguidos. Y los menores de 6 años, según los especialistas, no deberían ver juegos o películas en 3D, porque a esas edades, el proceso de integración de este tipo de imágenes no está totalmente desarrollado.

Elige zonas de la casa bien iluminadas

Si tienes que trabajar en casa, lo mejor es que la habitación cuente con una luz de ambiente en el techo y que disponga de otra más potente para iluminar bien la superficie que vas a utilizar. Eso sí, los expertos aconsejan que es mejor evitar la luz directa en las pantallas y las sombras.

Parpadea a menudo

Cuando estamos mucho tiempo con la mirada fija parpadeamos mucho menos que, por ejemplo, al pasear por un parque. Por eso hay que procurar hacerlo con regularidad y de forma consciente. Si crees que no parpadeas lo suficiente y notas que tus ojos se resecan, el uso de lágrimas artificiales puede ayudarte a hidratarlos.

Sigue la regla 20-20-20

Los oftalmólogos la consideran una recomendación muy importante y consiste en lo siguiente: cada 20 minutos debes dejar de mirar la pantalla durante 20 segundos y enfocar a un objeto que esté a unos 6 metros de distancia, que equivalen a 20 pies.

No te frotes los ojos

Puedes hacerlo, casi sin darte cuenta, cuando los notas cansados, pero es mejor evitarlo porque, al frotar la red de colágeno de nuestros ojos, que se encarga de preservar la salud de la córnea, puede debilitarse, según advierten los especialistas. Lo mejor para aliviar esta sensación es llevar a cabo ejercicios suaves, como cerrar los ojos con las palmas de las manos, pero sin presionar, o sentarse correctamente y mirar al frente para después, sin mover la cabeza, desviar la mirada todo lo posible hacia la izquierda y luego hacia la derecha.

Calefacción y aire acondicionado en la justa medida

Estar mucho tiempo expuestos a ellos favorece la sequedad ocular, sobre todo si están a una temperatura muy alta o muy baja.

"El calor seco y el frío seco que provocan las calefacciones o los aires acondicionados pueden dañar la superficie ocular e incrementar los síntomas del ojo seco y de las alergias".

Ventilar la casa, al menos una vez al día, salir al balcón o la terraza de vez en cuando y utilizar un humidificador te ayudará a renovar el aire para que el ambiente no sea tan seco.

Mejor anteojos que lentes de contacto

Durante los días de confinamiento es mejor elegir los anteojos. No hay que olvidar que las mucosas de los ojos son una de las puertas de entrada a nuestro organismo del coronavirus. Unas mucosas que tocamos constantemente cada vez que nos colocamos o quitamos los lentes de contacto. Si estos son muy indispensables, entonces hay que realizar una estricta limpieza de manos antes y después de usarlos.