Foto: Agencias.
Foto: Agencias.
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Los crecientes desafíos laborales en el mundo incluyen los riesgos psicosociales, padecer estrés y enfermedades no transmisibles, en particular circulatorias y respiratorias, así como cáncer, lo que implica la urgencia de una nueva cultura compartida de prevención de padecimientos.

Así lo expuso la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el informe, “Seguridad y Salud en el centro del futuro del trabajo: Aprovechar 100 años de experiencia”, que será publicado el 28 de abril en el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST).

Indicó que cada año más de 374 millones de personas sufren lesiones o enfermedades a causa de accidentes relacionados con el trabajo y que la pérdida de días de trabajo por causas relacionadas con la SST representa casi 4.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y hasta 6.0 por ciento en algunos países.

Sin embargo, advirtió que así como se observa una mayor prevención para los riesgos reconocidos, también se constatan cambios profundos en los lugares de trabajo y en la manera en que se trabaja..

Por lo tanto, consideró que se requieren estructuras de seguridad y salud que reflejen estos cambios, junto a una cultura general de prevención que fomente una responsabilidad compartida.

El organismo internacional señaló que aunado al costo económico, debe reconocerse el inconmensurable sufrimiento humano que causan estas enfermedades y accidentes, que son todavía más trágicos porque en gran medida son prevenibles.