Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- La joven Laura Karen Espíndola, quien movilizó a las autoridades, luego de que se reportara su desaparición por parte de familiares, pasó la tarde y noche del martes pasado y parte de la madrugada de ayer en el bar Kali. No estaba “perdida” ni era víctima de ningún taxista, como denunció su familia.

De acuerdo con videos captados desde las 16:51 y hasta las 02:31 horas, la mujer, de 27 años, desciende de un taxi de la ciudad, le revisan la bolsa e ingresa a un bar, ubicado en Prolongación División del Norte, a 14 minutos caminando de su casa, en la colonia Narciso Mendoza, en Coapa.

Otra cámara, del interior del establecimiento, registra que Karen ingresa, se desplaza a una mesa, saluda a otras personas y toma asiento.

En otro video, muestra que a las 23:51 horas la mujer baila dentro del mismo bar y se abraza con un hombre.Posteriormente, a la 01:59 horas, ya del miércoles, Laura Karen es captada platicado con otro sujeto.

Es a las 02:24 horas cuando aparece platicando con un tercer hombre, con el cual se retira del lugar, tomada de la mano, a las 02:31 horas, cuando incluso se observa que ya están recogiendo las mesas del bar.

A las 21:00 horas de ayer, la Procuraduría General de Justicia no tenía definida la comisión de algún delito en contra de Laura Karen Espíndola, quien tampoco había realizado declaración alguna ante el Ministerio Público ni había aceptado la ayuda sicológica de la dependencia.