Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- La ola de microsismos ocurrida durante los últimos días en el poniente de la Ciudad de México no tiene relación con la construcción de la Línea 12 del Metro, con la explotación del manto acuífero ni con la actividad del Popocatépetl, afirmaron hoy expertos.

Científicos reunidos con la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, analizaron el fenómeno que ha causado preocupación en la capital del país, principalmente en las alcaldías Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo.

Sheinbaum afirmó que estos fenómenos se deben a las fallas geológicas en la ciudad, que existen desde hace mucho tiempo y se han estudiado por la comunidad científica, pues de 2010 a 2019 se han registrado 243 microsismos.

Estos microsismos que se han registrado en el poniente de la ciudad, particularmente con epicentro en este límite entre Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo es algo que ha ocurrido previamente en la ciudad, pero eso no significa que como ha ocurrido antes no vamos a hacer nada.
Claudia Sheinbaum

Acompañada por los titulares de ambas alcaldías, la funcionaria hizo un recuento de lo dicho por los científicos y recomendó a la población no alarmarse e incrementar las medidas de prevención, y anunció que partir de la semana próxima se iniciará una campaña informativa sobre el tema.

Indicó que estos científicos conformarán un consejo asesor en el tema y se mantiene coordinación con las secretarías de Gestión de Riesgos Integral y Protección Civil, Seguridad Ciudadana y el Servicio Sismológico Nacional.

El investigador de geofísica del Departamento de Sismología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gerardo Suárez Reynoso, detalló que este “enjambre” de sismos de magnitud relativamente pequeña ocurren a profundidades de dos a tres kilómetros.

Esto, dijo, es muy por debajo de la zona en donde se están realizando las obras civiles o extrayendo agua, por lo que “realmente no hay visiblemente una correlación con esta actividad sismológica”.

Son el reflejo de fallas geológicas, fallas activas que están por debajo de la ciudad, pero no solo por debajo de la ciudad, sino a lo largo de todo lo que llamamos la faja volcánica mexicana, que es la larga cadena de volcanes que tenemos desde Jalisco hasta Veracruz.
Gerardo Suárez Reynoso

Estos sismos pequeños han ocurrido en el pasado, son poco frecuentes, lo cual indica también que no son las actividades actuales las que los provocan, precisó el especialista.

El científico dijo que si bien no se pueden predecir los sismos ni hacer afirmaciones absolutas de que esta actividad parará, o temerarías de que es el presagio de un sismo más grande, es preciso aceptar que vivimos en una zona geológicamente activa.

El investigador de Geotecnia del Instituto de Ingeniería de la UNAM, Juan Manuel Mayoral Villa, consideró que no es conveniente detener la obra de la Línea 12, que coincide con la zona en donde se han registrado los temblores de moderada magnitud, pues recalcó que nada tiene que ver uno con lo otro.

Advirtió que es peligroso dejar la obra inconclusa porque se está en un proceso de recubrimiento secundario y de suspenderlo quedaría expuesta la construcción.

Ha habido algunos rumores de que estos sismos se deben a la explotación de los acuíferos en el Valle de México, se ha dicho que se deben a la construcción de la Línea 12, a la proliferación de edificaciones en la zona; en fin, una serie de razones y yo creo que es importante dejar claro que este no es el caso.
Gerardo Suárez Reynoso