Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Al comparecer ante los legisladores de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, la secretaria del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema), Tanya Müller, descartó que se haya aplicado una sobredosis de anestesia al gorila Bantú, que murió cuando iba a ser trasladado a guadalajara.

La funcionaria local detalló que un grupo de especialistas, internacionales y nacionales, en materia de vida silvestre, concluyó que al gorila no se le suministró una dosis excesiva de fármacos durante el traslado, por lo que descartó una mala aplicación de anestesia durante el proceso de contención.

Müller García ejemplificó el caso haciendo una comparación con las dosis aplicadas a nivel mundial.

Además, dijo que los especialistas llegaron a la conclusión de que Bantú padecía una enfermedad cardíaca, colitis crónica, obesidad y tenía mal funcionamiento en los riñones.

No obstante, señaló que esta información era desconocida para las autoridades del Zoológico de Chapultepec y de la dependencia que encabeza, ya que la última vez que se le practicó un examen médico al primate fue hace seis años.

Al ser cuestionada sobre la necropsia y desarticulación del cuerpo del gorila, reconoció que se trata de un proceso sangriento, sin embargo, precisó que era necesario para su incineración.

No obstante, la funcionaria evito hablar sobre el posible cobro del seguro de vida de Bantú, luego de que se revelara la existencia del mismo con un valor de más de un millón 400 mil pesos.