Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Con una ceremonia religiosa realizada afuera del Colegio Enrique Rébsamen, se recordó a los 19 niños y siete adultos que fallecieron tras el sismo de hace dos años.

Coronas fúnebres fueron colocadas en las maderas que tapian el perímetro del plantel educativo donde familiares, amigos y vecinos se reunieron para elevar oraciones y pedir por el eterno descanso de las personas que ahí fallecieron.

Durante el sermón, el sacerdote que ofició la misa insistió en que la corrupción fue la causa de la desgracia que provocó el colapso del Colegio Rébsamen.

En el pequeño altar había algunas fotografías de menores que quedaron sin vida, además de botellas con agua bendita y unas cuantas veladoras.

Al concluir la liturgia, Oscar Vargas, papá del niño Raúl Alexis Vargas, víctima del temblor, dijo que ellos seguirán adelante para que se haga justicia contra los responsables, y reconoció el cobijo de toda la gente.

Al final, los padres de los pequeños fallecidos lanzaron al cielo globos blancos para recordar esta cicatriz, que aseguran, no desaparecerá jamás.

Esto es por todo el amor que le tenemos a nuestros hijos, por todo el cariño, respeto y honrar la vida de cada uno; les agradecemos todo el cariño y apoyo que nos dan día a día, gracias a todos.
Oscar Vargas