Foto: Big Bang México
Foto: Big Bang México
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Como parte del avance de las investigaciones que realiza la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) se supo que ya hay otras dos personas que son buscadas por el plagio del joven estudiante universitario Norberto Ronquillo de la Universidad del Pedregal.

Se trata de una mujer que es identificada como “la señora Elvia” y una joven mujer de 22 años identificada como ex novia de Norberto y quien es ubicada con el nombre de Yuri.

Elvia al parecer es la propietaria de la casa de seguridad en Santa Cruz Acalpixca, Xochimilco, a la que fue llevado el universitario una vez que fue privado de su libertad al salir de la universidad el pasado 4 de junio.

De acuerdo con autoridades, uno de los hombres detenidos reveló la identidad de la mujer y su participación en el caso.

La noche del plagio, la mujer participó en la intercepción de Norberto. De hecho, el informante dijo que iba en una motocicleta.

El reporte revela que fue Óscar “El Oso”, quien dio las identidades, apodos y direcciones de los participantes en el plagio. Este hombre era el conductor del vehículo Uber en el que secuestraron a Norberto.

Foto: Excélsior/@c4jimenez
Foto: Excélsior/@c4jimenez

Aunque “El Oso” vive en la Unidad CTM Culhuacán, fue aprehendido en la colonia Anáhuac, alcaldía Miguel Hidalgo. Al ser arrestado aceptó su participación en el crimen y reveló quiénes fueron sus cómplices.

Detalló que la persona que les dio todos los datos para el plagio fue Yuri.

La joven es una ex novia de Norberto, tiene 22 años de edad y estudió sólo por algunos meses la carrera de Mercadotecnia en la misma universidad en la que iba el alumno Norberto Ronquillo.

La ex alumna además le dio información de Norberto a José Emanuel “N”, alias El Ovni o El Puebla, quien también vive en la Unidad Habitacional CTM Culhuacán.

Este sujeto aseguraba estudiar Derecho en la UNAM y ser chofer de EasyTaxi. Sin embargo, era común hallarlo en bares y centros nocturnos al sur de la ciudad, pues en realidad “supervisaba” a extorsionadores y distribuidores de droga, del grupo delictivo La Unión.

Con los datos que Yuri les dio, los sujetos perpetraron el plagio la noche del pasado 4 de junio. Aunque les pagaron alrededor de medio millón de pesos y joyas, a Norberto lo asesinaron.