ESTADOS UNIDOS.- El estado al límite de Keira Knightley al interpretar a la delatora contra la guerra de Irak en el thriller político "Official Secrets" no fue solamente actuación.

Mientras filmaba ayudó a su hija de 3 años a adaptarse a dormir en su propia cama por lo que no tuvo que fingir para tener la emoción a flor de piel en su papel.

“Me sentía muy en el límite, pero por motivos diferentes. Así que usé todo eso”, bromeó Knightley en una entrevista reciente.

No es un método que recomendaría a sus colegas.

"A las actrices les digo, no cambien a un niño de la cuna a la cama cuando están por interpretar un protagónico en una película con muchos diálogos porque recordarlos es bastante complicado”, dijo Knightley.

La actriz habla de cosas muy importantes al interpretar a Katharine Gun, una traductora de las oficinas de comunicación del gobierno británico a comienzos de los años 2000. Mientras trabajaba ahí, Gun filtró a un diario británico un correo electrónico confidencial de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos que incluía información sobre actividades ilegales.

El memorando demostraba que los gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos se habían coludido para espiar a los países que dudaban en apoyar la guerra. Después de que la información llegó a las portadas de los diarios, Gun confesó y fue arrestada por violar la ley sobre información confidencial oficial.