Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El productor Michael Tucker, más conocido como BloodPop y parcialmente responsable de los acelerados y pegadizos ritmos del nuevo disco de Lady Gaga, 'Chromatica', ha concedido una interesante entrevista a Rolling Stone que, por supuesto, ha versado en su mayoría sobre el proceso creativo que desembocó, hace solo unos días, en el lanzamiento del sexto trabajo de la cantante neoyorquina.

En ella, el músico ha contado que su colaboración con la intérprete comenzó allá por el año 2018, cuando la estrella del pop todavía se encontraba inmersa en su último y exitoso proyecto cinematográfico junto a Bradley Cooper, una nueva versión del clásico 'Ha nacido una estrella'. De hecho, algunas de las maquetas que se forjaron en su estudio iban en un principio dirigidas a la banda sonora del filme, aunque finalmente tanto Gaga como él las descartaron todas.

Sin embargo, de ese material saldrían posteriormente varias de las "ideas" -letras, melodías y arreglos- que marcarían el estilo y la personalidad sonora de 'Chromatica', especialmente la de su primer single y carta de presentación 'Stupid Love'. "Todo empezó cuando Gaga estaba trabajando en la película. Yo estaba acabando de dar forma a 'Stupid Love', pero sentía que le faltaba algo que no le podía dar yo. Max Martin [el otro gran productor del disco] nos dio grandes ideas que elevaron el producto final", ha afirmado.

El principal objetivo que se fijó la artista para su nuevo álbum, según cuenta su reputado colaborador, pasaba por sacudirse las preocupaciones con una buena dosis de baile y dejarse llevar por el poder "sanador" de la música más animada. "Gaga sabía que quería bailar en medio de unos días muy largos y emocionalmente duros. Pero nunca dejaba de sonreír y de bailar durante nuestro trabajo juntos, me demostró que la música de baile tiene un efecto muy sanador", ha revelado.