Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El reconocido pintor Guy Stanley Philoche quería comprarse un reloj caro después de una exitosa muestra en una galería. Pero llegó la pandemia del coronavirus y pensó en todos los artistas que no tenían la misma suerte que él.

Entonces hizo a un lado su sueño de adquirir un Rolex de 15.000 dólares y decidió hacer otro tipo de inversión: Puso en Instagram un aviso a fines de marzo pidiendo a los artistas que dijesen si tenían algo para vender. Le llovieron ofrecimientos. De a cientos a la vez.

Terminó gastando 60.000 dólares y piensa seguir comprando mientras le quede dinero. Sus propios mecenas tomaron nota de su gesto y le encargaron que adquiera obras para ellos.

“Hay que ayudar a los artistas”, dijo Philoche, un haitiano de 43 años que vino a Estados Unidos a los tres años.

“No soy rico”, expresó. “Pero le debo mucho al mundo del arte. El arte salvó mi vida. Me dije a mi mismo que si me iba bien, trataría de adquirir obras de artistas que no han tenido suerte”.

Philoche busca trabajos que se venden por entre 300 y 500 dólares. Compra solo las cosas que le gustan mucho, ya sea de alguien de Londres como de un estudio pegado al suyo en el East Harlem. Su primera adquisición fue una obra abstracta de Michael Shannon, quien tenía un estudio muy cerca del suyo.

Philoche incluyó a Shannon en una muestra de artistas que descubrió y que presentará en una galería de Nueva York,