Gael García y Jonás Cuarón durante el rodaje de 'Desierto'.
Gael García y Jonás Cuarón durante el rodaje de 'Desierto'.
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- El cine de frontera representará a México en el mundo. Dos obras de jóvenes cineastas que reflejan la sordidez y la crudeza de la región limítrofe con Estados Unidos han sido elegidas por la Academia mexicana de Artes y Ciencias cinematográficas para representar al país en los Oscar y los Goya.

Jonás Cuarón desea seguir los pasos de su padre en Hollywood. Su segunda cinta, "Desierto", ha sido elegida de entre 16 cintas para iniciar su carrera rumbo a la edición 89 de los premios Oscar, que serán entregados a finales de febrero de 2017. La premiada ópera prima de David Pablos, "Las elegidas", buscará ser nominada a la mejor película iberoamericana en los Goya.

Foto: Twitter
Foto: Twitter

"Desierto" es un thriller desarrollado en la árida frontera de México y Estados Unidos. Gael García Bernal interpreta a un migrante que intenta introducirse en la nación americana de manera ilegal para reunirse con su familia. Un estadounidense racista, interpretado por Jeffrey Dean Morgan ("The Walking Dead"), se propone cazar al grupo de mexicanos y centroamericanos, a quienes considera invasores de su patria. Este hecho desata la acción en una película de género que fue bien recibida en las salas mexicanas.

David Pablos es el joven maravilla del cine mexicano. Las elegidas, su ópera prima, arrasó en la más reciente entrega de los premios Ariel, los galardones de la cinematografía local. En la gala de mayo, la cinta se llevó a casa las estatuillas de mejor película, director, guion, fotografía y actriz revelación. Esos triunfos parecían concluir el exitoso camino que la cinta arrancó con su exhibición en la selección Un certain regard del festival de Cannes de 2015. Ahora, la Academia ha dado a la producción una oportunidad de alargar su palmarés al elegirla como aspirante a los Goya.

Pablos eligió Tijuana, su ciudad natal, como escenario de una dura historia de amor en las sórdidas redes de explotación sexual. La cinta se basó en un relato del mismo nombre escrito por Jorge Volpi. Pero Pablos lo hizo suyo y lo transformó en materia cinematográfica. Sus virtudes tras la cámara llamaron la atención de Pablo Cruz, un productor vinculado a Gael García Bernal y Diego Luna en Canana, que ha sido una cantera de talentos del cine mexicano. El resultado es un retrato de las redes de impunidad y corrupción que llevan a decenas de mujeres del centro de México a prostituirse en varias ciudades de la frontera con Estados Unidos.