CIUDAD DE MÉXICO.- Alguna vez los hermanos Dardenne dijeron que son como una persona con cuatro ojos, y para quienes los conocen es más o menos así. Si uno de los dos dice algo, se toma como si lo hubieran dicho ambos, de acuerdo con Luc.

Pero “si tenemos cuatro ojos no somos una misma persona”, acotó el director belga en el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia. La diferencia se hace evidente cuando se sientan frente a la pantalla de la cámara para revisar sus tomas: “Pensamos distinto, pero buscamos lo mismo”.

En sus cerca de tres décadas de trayectoria, Luc y Jean-Pierre Dardenne han conquistado la Palma de Oro de Cannes con “Rosetta” (1999) y “L’enfant” (“El niño”) de 2005, y este año obtuvieron el premio al mejor director con su más reciente obra, la cinta inaugural de Morelia “Le Jeune Ahmed” (“El joven Ahmed”).

¿Se imagina haciendo una película sin su hermano?

“No”, respondió Luc sin dudar el sábado en una entrevista con The Associated Press. “Y mi hermano tampoco. Nos necesitamos el uno al otro. Comenzamos así. Así es la vida”.

“Lo más agradable es cuando buscamos un actor, cuando hacemos el casting, nos divertimos mucho. No hay estrés, sabemos que lo encontraremos incluso si hay que ver a mil”, agregó.

También disfruta plenamente trabajando con su hermano en los ensayos. Los Dardenne ensayan hasta un mes y medio antes de comenzar a rodar: “Ahí todavía no está definido todo, todavía seguimos investigando. Lo más divertido del trabajo con él son los momentos de investigación”.

En cambio, los momentos más difíciles se producen durante el montaje, cuando a veces no logran ponerse de acuerdo. Pero “el tiempo es el que hace que uno diga, ‘él tiene razón’”, apuntó.