Tags:

COAHUILA.- La obstrucción de un carril para dar mantenimiento y colocar la malla anti deslaves en la carretera Monterrey-Saltillo estrangula el paso de cientos de conductores que duplican el tiempo de su traslado.

Aunque al inicio de la carretera el flujo vehicular actúa con normalidad, a la altura del kilómetro 38 el paso se reduce a un carril pues la obra continúa en marcha aunque se inició hace casi un mes.

Pese a las denuncias de los conductores que se vieron embotellados ante el tráfico la página oficial de Twitter de la carretera no alerta a los conductores o reporta sobre las acciones de mantenimiento.

La colocación de maquinaria que remueve las rocas para evitar que se deslaven tras las lluvias, evita el paso de tráileres y vehículos con rapidez, hecho que también retrasa las entregas de productos que transportan por la transitada vía.

CON INFORMACIÓN DE ZÓCALO