Tags:

ESTADO DE MÉXICO.- En mayo pasado, durante cuatro días consecutivos, se reflejó en la atmósfera el exceso de partículas suspendidas menores a 2.5 micrómetros (PM2.5), la cual disminuyó con las lluvias, pero el problema no ha desaparecido.

En los dos últimos meses la calidad del aire ha sido regular (51-100), según el reporte de la Red Automática de Monitoreo Atmosférico (RAMA).

El reto vendrá con la próxima temporada invernal y la de secas, ante la carencia de humedad, ya que los efectos del cambio climático cobran relevancia con el retraso de las precipitaciones pluviales y los incendios forestales.

Dos de las causas de la primera contingencia ambiental extraordinaria en la Zona Metropolitana de Valle de Toluca (ZMVT), presentada del 14 al 18 de mayo del año en curso, ocasionada por partículas PM 2.5.

En la capital del Estado de México, la principal fuente de contaminación es la móvil, según un estudio del Centro Mario Molina y especialistas, quienes refieren recae en el transporte público, además del uso de auto particular.

La organización no gubernamental Greenpeace México señala que en la capital mexiquense, el 50 por ciento de las unidades del transporte público tiene una antigüedad de más de 10 años, las cuales deberán ser reemplazadas por un parque vehicular ecológico sustentable.