FOTO: Especial
FOTO: Especial
Tags:

EMIRATOS ÁRABES.- Por ofender a la nueva esposa de su marido, Laleh Shahravesh, de 55 años, fue detenida en el aeropuerto de Dubái cuando se disponía a asistir al sepelio de su exmarido Pedro, un portugués con el que estuvo casada 18 años.

Antes de que se disolviera el matrimonio, la pareja vivió por algunos años en Dubaí, debido a que Pedro trabajó en el banco HSBC durante ocho meses. Posteriormente, Shahravesh regresó a Londres con la hija de ambos a la espera de que se reuniera con ellas más tarde.

Pero, en 2016 la mujer británica recibió sin previo aviso una notificación de divorcio por parte de su pareja y unos meses después vio unas fotografías en Facebook que demostraban que su esposo se había vuelto a casar.

Luego de toparse con el engaño, Laleh reaccionó a la noticia escribiendo varios comentarios ofensivos en la red social: “Espero que te coma la tierra, idiota. Maldito seas. Me dejaste por un caballo”, expresó en uno de sus mensajes.

Hoy, la madre de familia se enfrenta a dos años de prisión en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) y a una multa de alrededor de 65.000 dólares, por insultar a su exesposo y a la nueva pareja de éste a través de Facebook.

Y aunque se trata de una antigua publicación hecha desde territorio británico, fue considerada una infracción por las leyes de Dubái, y como tal, Shahravesh fue acusada de ciberdelincuencia por las autoridades emiratíes.

Por ahora, Radha Stirling, directora ejecutiva de Detained in Dubai y representante legal de la acusada, asegura que ha sido una experiencia “desgarradora” para la familia de su clienta. Por lo que solicitó sea revisado el contenido y la aplicación de las leyes sobre delitos cibernéticos de los Emiratos Árabes.

“Los visitantes de Dubái ignoran que podrían ser encarcelados por una publicación en Facebook o Twitter hecha fuera de la jurisdicción del país y hace años (…) Las leyes de delitos cibernéticos han convertido potencialmente a casi todos los visitantes en criminales. Las leyes se aplican de manera arbitraria, lo que conduce a una confusión aún mayor sobre lo que es o no es un delito”, afirmó Stirling.

En suma, la hija de Shahravesh, de 14 años, está escribiendo una carta al Gobierno de aquella nación para lograr la liberación de su progenitora.