Foto: Captura.
Foto: Captura.
Tags:

COLOMBIA.- Con una serenata que llevó hasta la Unidad de Cuidados Intensivos de una clínica en Bucaramanga, este joven le expresó todo lo que sentía a su novia con cáncer.

Que el amor todo lo sufre, no hay duda. Pero, también todo lo cree, lo soporta y, muchas veces, lo cura.

Con la fuerza de su corazón, Carlos Andrés Gil, de 31 años, llegó a la UCI de la Clínica Chicamocha, en la capital santandereana. Iba acompañado de un músico con su guitarra que empezó a interpretar las primeras notas.

“Y nació el amor más grande del planeta, porque como te quiero no hay nadie que quiera, porque como te amo no hay nadie que ame, porque como me besas nadie besa a nadie”.

Carlos Andrés Gil se saltó los protocolos médicos y habló hasta con el dueño de la clínica para hacer realidad este momento con el amor de su vida, Laura Marcela Quintero.

Y es que, a sus 27 años, Laura Marcela libra una batalla contra el cáncer. Carlos Andrés se enamoró de ella, con la enfermedad a cuestas. Y así, entre el dolor y la esperanza, nació el amor más grande del planeta, el que es inagotable en las buenas y en las malas.