Foto: Twitter
Foto: Twitter
Tags:

SUIZA.- Tras la apertura de un proceso penal contra el presidente de la FIFA Gianni Infantino, la Comisión de Ética de la máxima instancia futbolística se encuentra bajo presión, ya que tiene poder para abrir una investigación al dirigente y, eventualmente, sancionarle.

Para el catedrático de derecho suizo Mark Pieth, el órgano encargado de la reforma de la justicia de la FIFA en 2011 para ganar independencia, no hay dudas: "La Comisión de Ética debe abrir una investigación", declaró a la AFP.

En esto coincide con Miguel Poiares Maduro, expresidente del comité de gobernanza de la instancia, que en el diario Le Monde declaró que "ahora, la Comisión de Ética debe hacer algo", considerando que Infantino es sospechoso de haber violado los artículos 13 y 14 del código ético de la FIFA (que se refieren a las reglas de conducta general y al deber de neutralidad).

El fiscal federal extraordinario, Stefan Keller, abrió el pasado jueves un proceso penal contra Infantino al considerar que existen "elementos constitutivos de un comportamiento punible".

En concreto, la justicia suiza investigará si Infantino cometió "abuso de autoridad", "violación del secreto de función" y "obstaculización de la acción penal", explicó la fiscalía suiza.

El origen del proceso es un encuentro de Infantino con el fiscal general Michael Lauber y con el primer fiscal de Haut-Valois, Rinaldo Arnold, amigo de la infancia del patrón del fútbol y contra el que también se ha abierto un proceso penal.

La FIFA indicó el domingo que el sucesor de Sepp Blatter se mantendrá en el puesto pese a la acción de la justicia.

Y un día después indicó que Infantino, elegido en 2016 con un programa de reformas, "respetará toda decisión de la Comisión de Ética", precisando, no obstante que no existe "ninguna prueba de un comportamiento criminal o contrario a la ética", declaró el secretario general adjunto del máximo órgano futbolístico Alasdair Bell.

"Cuando se reformó la Comisión de Ética, fue el punto más importante: debía ser independiente del presidente (...) Por eso me ha sorprendido mucho que no se haya abierto ninguna investigación cuando salió a la luz que Infantino había utilizado un avión privado para regresar de Surinam en 2017" poniendo como pretexto una cita importante, explica Pieth.

Actualmente, la Comisión de Ética presidida por el jurista italiano Mario Gallavotti, próximo a Infantino, "no tiene ninguna imparcialidad ni ninguna independencia", denuncia Pieth, que enseña derecho en la Universidad de Basilea.