PERÚ.- Flamengo entrenó en un ambiente de secretismo. River Plate no fue tan hermético.

Cuidándose de filtraciones de sus planes tácticos, los dos protagonistas de la primera final única de la Copa Libertadores empezaron a entrar en calor para el partido que se jugará en el estadio Monumental de Lima el sábado.

La práctica de Flamengo fue en un estadio donde el gramado estaba rodeado de una inmensa tela de color negro que impedía ver las estrategias del técnico portugués Jorge Jesús.

Cientos de hinchas del Mengao estuvieron alentando a su equipo en los exteriores de la Villa Deportiva Nacional, y algunos subieron hasta el cuarto piso de una casa cercana para ver trotar al equipo de Río de Janeiro.

Luego de las prácticas, el lateral izquierdo Filipe Luis dijo a la prensa que River Plate es el “mejor equipo del momento...y tiene un grupo acostumbrado a jugar finales”. Pero el ex del Atlético de Madrid detalló que el sábado “los detalles” serán vitales en el triunfo, por lo que su equipo buscará “estar tranquilo” y no podrán “dejar pasar a las emociones”.

Por su parte, el volante uruguayo Giorgian de Arrascaeta comentó que la final única será “un día que pasará a la historia” porque su “sueño siempre fue conquistar la Libertadores”.

River, bajo las órdenes de su entrenador Marcelo Gallardo, fue más abierto durante sus prácticas por la tarde en el estadio del popular equipo Alianza Lima, en el distrito capitalino de La Victoria.

“Este tipo de partidos son los que nos gustan”, dijo el atacante colombiano Rafael Santos Borré. “Estamos preparados para la final”.