Tags:

MÓNACO.-La rivalidad entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo cautivó al mundo del fútbol durante más de una década. Y aunque ahora parece haberse enfriado con la salida del portugués el año pasado a la liga italiana para sumarse a Juventus, siguen siendo los jugadores más buscados y admirados del deportes más popular.

En la gala de la UEFA en Mónaco para sortear la fase de grupos de la Champions, sus asientos quedaron estratégicamente juntos y permitieron lo impensado en momentos más álgidos del enfrentamiento: una entrevista juntos en las que los dos admitieron los méritos ajenos y destacaron la importancia de la competencia que desarrollaron entre sí.

"Es raro verlo jugar en otro lado, pero yo lo sigo desde España", comentó con una sonrisa Messi a la británica Reshmin Chowdhury, que fue una de las presentadoras.

Del otro lado, Cristiano -habitualmente el más renuente de los dos a bajar la bandera de la confrontación le hizo un guiño a la Pulga y remarcó lo inusual de hacer compartido tanto tiempo escenario dentro de la misma liga. "Creo que eso fue bueno para los dos, porque nos empujó a ser cada vez mejores", concedió.

Ya la semana pasada el portugués, en un reportaje para TVI, había admitido la posibilidad de compartir un encuentro algo más íntimo con Messi.

"Nunca cenamos juntos. ¿Por qué no podríamos hacerlo? Él es argentino y mi pareja también. No tendría ningún problema", aseveró. También comentó que admiraba la carrera de la Pulga: "Tengo una buena relación profesional con él. Es como Jordan en el básquet o Senna y Prost en la Fórmula 1. Las rivalidades son sanas, son buenas. Y realmente admiro la carrera que ha estado haciendo".

Con 34 años el portugués y 32 Messi, ya más cerca del final de sus carreras, parecen haber empezado a acortar la distancia que había entre ambos. ¿Un guiño para la ocasión o tal vez el comienzo de una amistad?