AP Foto/Javier Verdin, Archivo
AP Foto/Javier Verdin, Archivo
Tags:

GUERRERO.- Cada verano, el puerto mexicano de Acapulco se preparaba en estas fechas para recibir a miles de paseantes por la temporada alta de vacaciones. Ahora, con la pandemia de coronavirus alcanzando sus picos más altos de transmisión en el país, el icónico balneario que se localiza en las costas del Pacífico se alista para hacer frente la que será su peor crisis sanitaria en tiempos recientes.

Hasta el lunes, las autoridades sanitarias federales reportaban 1.301 contagios con 182 defunciones en el estado de Guerrero, donde se ubica el balneario. De esas cifras, 767 casos positivos y 59 muertes corresponden a Acapulco, una ciudad localizada a unos 350 kilómetros al sur de la capital del país, que por décadas ha sido un destino preferido de paseantes a nivel nacional, pero sobre todo de la Ciudad de México.

Las autoridades estatales de Guerrero informaron el martes que la cifra aumentó a 1.340 contagios, pero mantuvo el número de decesos. Las cifras colocan al estado en el décimo segundo puesto en todo el país, que en en el último reporte de las autoridades sanitarias tenía 71.100 casos confirmados y al menos 7.633 muertos.

La situación mantiene cerca del colapso a algunos hospitales.

Hasta el martes, Guerrero era el estado mexicano con el mayor número de ocupación de camas generales en clínicas con un 78%, mientras que en camas de terapia intensiva o con capacidad de asistencia ventilatoria es cuarto lugar nacional con 53% de ocupación detrás de la Ciudad de México, Baja California y el Estado de México.

El Hospital General de El Quemado en Acapulco tiene ocupadas 41 de 48 camas con ventilador y el hospital Renacimiento tiene ocupadas las 20 camas disponibles, informó el secretario de salud de Guerrero, Carlos de la Peña.

En Chilpancingo, la capital guerrerense, hay ocupadas 31 de 36 camas con respirador.