Foto: Twitter@yasnayae
Foto: Twitter@yasnayae
Tags:

GUERRERO.- Armar a los niños en Chilapa, Guerrero, es un acto de desesperación ante la violencia que se vive en esa zona, consideraron integrantes de la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC) quienes respaldaron tal decisión y negaron que se trate de reclutamiento forzoso.

Ante las críticas que organizaciones protectoras de derechos humanos han hecho sobre este acto y la posible violación al interés superior de los niños, Gonzalo Molina González, fundador y vocero de la CRAC-PC, aseguró que este derecho de la infancia se tiene que respetar.

Sin embargo, mencionó que no puede decir si en este caso, en el que autoridades de Chilapa marcharon y presentaron a 19 menores de entre 6 y 15 años de edad armados (la mayoría huérfanos), se están respetando estos derechos porque cada casa de la CRAC-PC es autónoma e independiente.

Asimismo, calificó esta acción como un llamamiento al Estado, pues es su responsabilidad al no dar seguridad a los pueblos y al permitir que se generen los grupos delincuenciales que amedrentan y despojan a la población de sus espacios.

“La CRAC está haciendo uso de sus derechos, si no hay más tiene que echar mano de lo que tiene (…). Vale más la vida. De que te mueras sometido de rodillas, mejor hay que morirse de pie (…). Igual estos niños, al ver a su padre muerto, merecen también algo. Si el estado no se los da es una muestra de, al menos, decir: aquí estoy”, argumentó.

El líder de la Policía Comunitaria descartó que en otros lugares de Guerrero se esté armando y capacitando a los niños para pelear; dijo desconocer si se ha contemplado en otras casas, pero en el caso a la que él pertenece, esta medida no es una opción.