Foto: DW
Foto: DW
Tags:

ALEMANIA.- La Oficina Federal Alemana de lo Criminal (BKA) teme que se produzcan ataques y acciones de sabotaje contra fabricantes y centros de vacunación contra la covid-19, procedentes tanto de sectores contrarios a las medidas adoptadas frente al coronavirus o por parte de servicios de espionajes extranjeros.

Según informaciones coincidentes del diario "Süddeutsche Zeitung" y las cadenas regionales de la televisión pública NDR y WDR, que se remiten a un informe interno del BKA, se percibe una "alta dinámica" de amenazas de diversa índole y un "peligro abstracto" de que se produzcan tales ataques.

El BKA relaciona estos posibles ataques con un "factor emocional", relacionado con las protestas de los negacionistas o defensores de teorías de la conspiración, entre otros, que niegan la existencia del virus o lo consideran incluso una invención para someter a los ciudadanos y recortar derechos fundamentales.

El informe interno cita, de acuerdo con esos medios, el peligro derivado del conjunto de sectores críticos con las restricciones frente la pandemia, que podrían tratar de lograr la máxima repercusión mediática con acciones de sabotaje.

Asimismo se advierte en ese informe de la posibilidad de ciberataques procedentes de servicios secretos del exterior. En este caso, los objetivos prioritarios serían las farmacéuticas implicadas en el desarrollo de esas vacunas en Alemania -es decir, BioNTech, Curevac e IDT-.

Se considera asimismo como objetivos potenciales a centros de vacunación, de almacenamiento, distribución y transporte de esos productos.

El Gobierno alemán confía en poder iniciar este diciembre o a principios de enero su plan de vacunación, aprobado recientemente, según informó el pasado lunes el ministro de Sanidad, Jens Spahn.

Según la estrategia de vacunación consensuada con los 16 estados federados, el Gobierno federal se encargará de la adquisición -a través del mecanismo europeo y de acuerdos bilaterales- y la distribución de las vacunas (tarea para la que se ha pedido la colaboración del ejército y el sector privado).

Los estados federados, por su parte, se encargarán de organizar la vacunación a la población. En concreto, acordaron la puesta en marcha de 60 centros de distribución de las vacunas.