BOLIVIA.- Los legisladores bolivianos se reunirán por la tarde del miércoles para tratar de acordar una transición hacia las nuevas elecciones y calmar la violencia callejera que ha producido la muerte de 30 personas desde los cuestionados comicios del 20 de octubre.

Las dos cámaras del Congreso debatirán la anulación de la votación del 20 de octubre y la fecha para una nueva elección, luego de que el líder indigenista Evo Morales presentara este mes su renuncia bajo presión de las Fuerzas Armadas.

Bolivia, actualmente liderada por un Gobierno interino, se encuentra en una etapa de transición para reparar divisiones entre partidarios y opositores a Morales, quien gobernó el país por casi 14 años.

Morales renunció el 10 de noviembre presionado por manifestantes, grupos civiles, fuerzas de seguridad y aliados, así como por una auditoría internacional que encontró serias irregularidades en el recuento de los comicios y puso en duda la proclamada victoria del funcionario.

Desde entonces, un Gobierno interino de la exsenadora Jeanine Añez ha luchado para apaciguar la violencia extrema, pero avivó algunas divisiones con abruptos cambios respecto de las políticas de Morales, el primer presidente indígena del país.

En un comunicado, Añez dijo que el miércoles se presentaría un proyecto de ley para convocar a nuevas elecciones “como todo el país lo está demandando” y que sería a través de medios legales y constitucionales, salvo que los legisladores lo bloqueen.

“Hemos elaborado un proyecto base de ley. Probablemente pueda ser corregido, consensuado, enriquecido por todos los sectores que están involucrados en la lógica de pacificar el país y de elegir a nuestros gobernantes”, afirmó Añez. “Que elecciones va a haber en el país, sí, nosotros lo garantizamos”, añadió.