Una empresa de la familia del multimillonario gobernador de Virginia Occidental fue la más beneficiada por un programa de subsidios pensado para ayudar a los agricultores afectados por la guerra comercial con China.

No hay indicios de que el gobernador republicano Jim Justice haya hecho nada ilegal. Pero al menos un analista dijo que esos pagos a la persona más rica del estado son inapropiados, dada su riqueza. Los subsidios, por otro lado, enfocaron nuevamente la atención en su emporio comercial y en posibles conflictos de interés.

Documentos revisados por la Associated Press indican que la granja Justice Farms de Carolina del Norte, que es propiedad de la familia del gobernador, recibió 125.000 dólares, el máximo permitido, y fue la más beneficiada por los subsidios a la soja en Virginia Occidental.

Justice es propietario de un complejo conglomerado con intereses en la agricultura y el carbón que enfrenta permanentemente demandas por cuentas impagas. La firma agrícola no es una excepción. Figura en una vieja demanda según la cual los negocios de Justice se transfieren bienes entre ellos para evitar pagar una deuda.

La empresa recibió 121.398 dólares en subsidios para la soja y 3.602 dólares para el maíz en Virginia Occidental, de acuerdo con documentos que la AP obtuvo al amparo de la Ley de Libertad de Información. Ambas cifras exceden el promedio de pagos del programa, que es de 6.438 dólares para la soya y 152 dólares para el maíz.