Tags:

BOLIVIA.- Bolivia reporta este martes un estado de calma luego que las Fuerzas Armadas y la Policía anunciaron el inicio de operaciones conjuntas en todo el país para contener los actos de vandalismo, tanto de grupos que defienden al mandatario dimitente Evo Morales, como los que celebran su salida de la Presidencia.

Los habitante de La Paz, la capital del país, intentan retomar su normalidad, luego que esta ciudad fue escenario de varias protestas que derivaron en enfrentamientos y actos de violencia que dejaron decenas de heridos y vandalismo.

Reportes de periódicos locales reseñan que la noche del lunes los capitalinos se organizaron para evitar actos de vandalismo y resguardar sus barrios, que también fueron patrullados por la policía y militares.

En la zona de Wilakota, en El Alto, decenas de grupos afines al mandatario dimitente “sembraron terror durante el lunes”, y conforme avanzaban hacia La Paz engrosaban sus filas provocando destrozos a su paso.

Pero, luego que el comandante de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, anunció operaciones conjuntas con la policía, todas estas personas comenzaron a retroceder, reportó el diario Página Siete.

En la zona de El Alto, los militares realizaron varios patrullajes por calles y avenidas, y con ayuda de los vecinos vigilaron el área para evitar actos vandálicos.

La violencia en Bolivia se desató el fin de semana entre grupos de la oposición y afines al gobierno. La presión social creció y a ella se sumó el motín a nivel nacional que realizó la policía, así como el llamado de las Fuerzas Armadas para que el presidente Evo Morales dimitiera.

Morales, tras 14 años en el poder, presentó su renuncia el domingo y salió rumbo a México donde le fue otorgado asilo.