FOTO:to: Flickr / Al (CC)
FOTO:to: Flickr / Al (CC)
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El cierre de la frontera entre Estados Unidos y Canadá ha afectado fuertemente a un aislado poblado estadounidense, cuyos habitantes deben atravesar territorio canadiense para poder acceder al resto de su propio país.

Los residentes de Point Roberts, un poblado de unos 1.300 habitantes en el estado de Washington, ahora deben cruzar 40 kilómetros (25 millas) de territorio canadiense para poder pisar el resto de Estados Unidos.

“Realmente necesitamos esa frontera abierta para sobrevivir”, comentó Tamra Hansen, propietaria del Saltwater Cafe en Point Roberts.

La economía local depende casi totalmente del libre flujo de bienes y personas por la frontera, que fue cerrada en marzo y que seguirá así por lo menos hasta el 21 de septiembre, reportó la televisora KING-TV.

“Yo dependo en un 90% de los clientes canadienses o de las personas que vienen por temporadas”, explicó Hansen. “Ganamos más dinero en el verano y eso nos permite sobrevivir en el invierno”.

No hay servicios regulares de ferris ni de avionetas en Point Roberts. Hasta ahora no se ha reportado un solo caso de coronavirus en ese poblado.

En 2019, 1,4 millones de personas cruzaron la frontera para llegar a Point Roberts. En lo que va de año, la cifra asciende sólo a 217.000.

El gobernador Jay Inslee le envió el viernes pasado una carta al primer ministro canadiense Justin Trudeau, explicándole la situación. Inslee mencionó en su misiva la necesidad de hallar “una solución práctica a este problema” citando “las penurias singulares” sufridas por los habitantes de Point Roberts.