AP Foto/Marcio Jose Sanchez, Archivo
AP Foto/Marcio Jose Sanchez, Archivo
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- La presencia de agentes federales ha disminuido en Portland, Oregon, pero las autoridades de la ciudad continúan limpiando los residuos de gas lacrimógeno de las calles, la tierra y posiblemente de drenajes luego del frecuente uso de la sustancia química por parte de policías y elementos federales durante los más de dos meses de protestas en contra de la injusticia racial.

La Oficina de Servicios Ambientales de Portland limpió y tomó muestras la semana pasada de seis drenajes cercanos a una corte federal y de un edificio que cuenta con una estación de policía y una prisión, que han sido escenario frecuente de las protestas nocturnas.

Las autoridades ambientales tenían el objetivo de evitar que los contaminantes llegaran al río Williamette, que atraviesa el centro de la ciudad y es un popular destino para navegar en kayaks, canoas o pequeñas embarcaciones, y determinar el posible impacto en caso de que los contaminantes llegaran al cauce.

“No hay una sola ciudad de Estados Unidos, de la que tenga conocimiento, que haya recibido estos niveles de gas lacrimógeno”, declaró la portavoz de la agencia, Diane Dulken. “Estamos investigando y analizando textos ambientales. ¿Qué son estos materiales y cuál es su toxicidad?”

Las autoridades señalaron que están realizando análisis en busca de los contaminantes encontrados en los agentes de control de multitudes, como metales pesados, zinc, plomo, cobre y cromo.