Tags:

COREA.- Corea del Sur reportó 49 casos nuevos de COVID-19, continuando una semana de aumentos de infecciones mientras el gobierno defendía su decisión de reabrir las escuelas pese a los riesgos de salud.

Las cifras anunciadas por los Centros coreanos de Control y Prevención de Enfermedades elevaron el total nacional a 11.590 casos y 273 muertes. Todos salvo uno de los casos nuevos se reportaron en la populosa zona metropolitana de Seúl, donde se han vinculado cientos de infecciones a zonas de ocio, congregaciones religiosas y un enorme almacén de comercio electrónico.

Alcaldes y gobernadores en la región capitalina han cerrado miles de clubes nocturnos, bares temáticos, salas de karaoke, iglesias y salones de bodas para frenar la expansión del virus.

Algunos locales de ocio en Seúl, Incheon y Daejeon empezaron a recopilar los datos personales de sus clientes con códigos QR esta semana para poder localizarlos fácilmente si fuera necesario, un requisito que se expandirá a todo el país el 10 de junio.

Pese al repunte de contagios, el gobierno ha mantenido la reapertura gradual de escuelas, iniciada el 20 de mayo con los alumnos de último curso de secundarios.

El miércoles volvían a clase casi 1,8 millones de alumnos de escuelas primarias, intermedias y de secundaria.

Mantener las escuelas cerradas habría sido una decisión política difícil en un país donde los adolescentes viven en un entorno hipercompetitivo porque graduarse en universidades de élite se considera crucial para su futura carrera. Pero algunas voces críticas señalan que esa habría sido la dirección correcta de salud pública, y que las autoridades estaban arriesgan la seguridad de los niños y sus familias.

El país mantuvo las escuelas abiertas incluso durante la Guerra de Corea entre 1950 y 1953, señaló el primer ministro, Chung Sye-kyun.