Tags:

ESTADOS UNIDOS.- La pandemia de coronavirus hizo que desaparecieran las acostumbradas muchedumbres del Black Friday en los centros comerciales y tiendas en todo Estados Unidos, pero un aumento en las compras en internet ofreció un pequeño rayo de esperanza para las golpeadas cadenas minoristas luego de meses de caídas en sus negocios y bancarrotas.

Antes, el Black Friday era el día de mayor actividad comercial del año y atraía a millones de clientes ansiosos por iniciar las compras navideñas, pero estos no son tiempos normales: la economía se está estancando, aumentan los casos de coronavirus y los compradores recurren cada vez más a internet.

Muchas tiendas físicas cerraron sus puertas en el Día de Acción de Gracias, pero reforzaron sus protocolos de seguridad para garantizar a los clientes más cautos que podrán acudir el sábado. Para quienes no se dejen convencer, muchos negocios trasladaron sus ofertas más atractivas a internet y reforzaron sus servicios de reparto con vistas a las ventas de final de año en medio de un invierno sombrío y con la pandemia aún en su apogeo.

“El Black Friday sigue siendo crítico”, dijo Neil Saunders, director gerente de GlobalData Retail. “Ningún minorista quiere que se estropee. Sigue siendo vital hacer que los consumidores gasten y que se pongan de humor para las fiestas”.

La tienda de Macy’s en Herald Square en Nueva York tenía rebajas de 50% en los bolsos y 60% en los abrigos para mujeres y hombres, pero apenas había clientes a las 7 am, una hora después de que abriera sus puertas. No había cola en el área donde las personas recogen sus compras en internet. Varios empleados desinfectaban puertas y ventanas. La escena era similar en el vecino Manhattan Mall.