ESTADOS UNIDOS.- Familiares del conductor del servicio de mensajería UPS que falleció luego de que presuntos ladrones de una joyería lo tomaron como rehén durante una persecución de la policía en el sur de Florida cuestionaron el viernes la razón por la que las autoridades los acribillaron a tiros cuando el camión se quedó atorado en el tránsito.

Los sospechosos, dos primos de 41 años: Lamar Alexander y Ronnie Jerome Hill, murieron baleados junto con el conductor Frank Ordonez y otro automovilista que esperaba en una intersección transitada cuando las autoridades llegaron y comenzaron a disparar desde detrás de los vehículos de transeúntes inocentes.

La persecución y tiroteo final fueron transmitidos en vivo por televisión, incluido el momento en el que uno de los hombres salió del camión herido mortalmente.

La familia de Ordonez, padre de dos hijos, dijo que el hombre cubría la ruta de otra persona el jueves cuando los presuntos ladrones se adueñaron de su camión.

“Vi en la televisión cuando cayó, sabía que era él. Vi cómo mataron a mi hermano”, comentó Luis Ordonez a The Associated Press el viernes.

Dijo que “la policía estaba loca. En lugar de hablar con ellos, simplemente comenzaron a disparar. Sé que ellos (los sospechosos) les estaban disparando, pero era fácil cubrirse detrás de las patrullas. Podrían simplemente haberse cubierto”.