Tags:

LÍBANO.- El presidente libanés, Michel Aoun, aseguró el viernes que se enteró de la existencia de la enorme cantidad de explosivos almacenada en el puerto de Beirut casi tres semanas antes de que estallaran, pero que había ordenado que se tomaran medidas al respecto, aclarando que no tenía autoridad sobre la instalación portuaria.

“¿Saben cuántos problemas se han estado acumulando?”, respondió Aoun cuando un reportero le preguntó si debía haber dado seguimiento a su orden.

Los comentarios de Aoun son la confirmación más clara de que los máximos líderes y funcionarios de seguridad de Líbano estaban al tanto de las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaban años almacenadas en el puerto.

La sustancia estalló el martes tras un incendio, en una explosión enorme que mató a casi 150 personas, hirió a miles y causó miles de millones de dólares en daños en la ciudad. El viernes se seguían recuperando cadáveres.

Los investigadores están centrando su atención en el personal en el Puerto de Beirut —el principal en Líbano y que es tan conocido por su corrupción que su apodo es la Cueva de Alí Baba—, pero muchos libaneses dicen que el desastre apunta a una podredumbre mucho mayor que permea el sistema político y se extiende a los líderes máximos del país.

Aoun, que ocupa el puesto desde 2016, dijo que gobiernos previos habían cabido de la existencia del material explosivo desde que fue confiscado de un barco en 2013.