Tags:

URUGUAY.- En medio del océano Atlántico, con su hija al lado y cada uno con su tabla de surf, Luis Lacalle Pou sintió una enorme felicidad. Más cerca de la orilla, su esposa compartía el momento con una tabla más pequeña. Fue en enero, en el balneario de La Paloma, en el último respiro antes de lanzarse a la campaña presidencial de Uruguay. Lacalle ama el surf, pero desde entonces casi no ha tenido tiempo de volver al mar porque se ha sumergido en una lucha electoral que planificó meticulosamente, paso a paso, desde que perdió la anterior elección hace cinco años.

Lacalle Pou, de 46 años, es el candidato presidencial de una alianza de cinco partidos que van de la derecha a la centroizquierda y que disputará el domingo 24 un balotaje ante Daniel Martínez, candidato de la coalición de izquierda Frente Amplio que ha ganado las últimas tres elecciones, lleva 15 años en el gobierno y va por su cuarto triunfo consecutivo.

Legislador en los últimos cuatro periodos, tres veces diputado y una senador por el Partido Nacional, Lacalle Pou viene de una de las familias más tradicionales de la política uruguaya. Es hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera, quien gobernó entre 1990 y 1995, y es bisnieto de Luis Alberto de Herrera, uno de los máximos próceres del Partido Nacional, integrante del Consejo Nacional de Gobierno entre 1955 y 1959, el Poder Ejecutivo colegiado que existía entonces. Su madre, Julia Pou, fue senadora.

El politólogo Daniel Chasquetti cree, sin embargo, que Lacalle Pou llegó a su posición actual por méritos propios y no por impulso de sus padres.

“Su liderazgo no lo heredó sino que lo construyó solo. No lo logró a partir de su padre, sino a pesar de él”, dijo Chasquetti, que recordó que Lacalle padre no facilitó la llegada de su hijo al Parlamento, negándole la posibilidad de ser candidato al Senado en 2009. Lacalle hijo se abrió camino por sí solo, postulándose para ganar una banca de diputado en el departamento de Canelones, vecino a Montevideo.