Tags:

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco viaja esta semana a varias naciones de África: Mozambique, Madagascar y Mauricio, donde visitará algunos de los países más pobres del mundo en una región que ha sido golpeada duramente por algunas de las mayores preocupaciones del pontífice: los conflictos, la corrupción y el cambio climático.

El viaje del 4 al 10 de septiembre es la segunda peregrinación de Francisco al África subsahariana, a la que la Iglesia católica mira como su futuro, pues África es uno de los pocos lugares de la Tierra donde están creciendo la comunidad católica y las vocaciones sacerdotales.

Francisco fomentará ese crecimiento, especialmente cuando rinda homenaje a los católicos que fueron decisivos en la difusión de la fe en África. Entre ellos se encuentra Jacques-Desire Laval, un misionero francés del siglo XIX que dedicó su vida a predicar a los esclavos negros de Mauricio. Francisco rezará en su tumba durante una escala de un día en la isla del Océano Índico.

En la primera etapa del viaje, se espera que Francisco aliente el proceso de paz de Mozambique, que dio un gran paso adelante en agosto cuando el partido gobernante Frelimo y la oposición armada Renamo firmaron un nuevo acuerdo de paz.

En 1992, la organización benéfica católica Comunidad de San Egidio, con sede en Roma, ayudó a negociar el primer acuerdo de paz para poner fin a los 15 años de guerra civil en Mozambique, que se calcula que causó la muerte de un millón de personas y devastó la antigua colonia portuguesa. El alto el fuego permanente firmado el 1 de agosto fue la culminación de años de negociaciones para poner fin a los combates que se han intensificado esporádicamente en los 27 años transcurridos desde entonces.