AP Foto/ Marco Ugarte
AP Foto/ Marco Ugarte
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Una adolescente venezolana se vio obligada a regresar a México luego de que las autoridades de Estados Unidos rechazaron sus argumentos de que huía de la represión política y de la violencia de su país, incluso después de que aceptaron las mismas afirmaciones ofrecidas por su padre.

La adolescente, identificada sólo por su primer nombre, Branyerly, vive sola en Matamoros, México, que es limítrofe con Brownsville, Texas. Los agentes fronterizos rechazaron su solicitud para no regresar a México, apelando la existencia del programa "Permanecer en México" implementado por el gobierno del presidente Donald Trump.

Branyerly y su padre no pudieron solicitar asilo debido a otra política de Trump, que no acepta solicitudes de personas que llegaron a la frontera a través de un tercer país. Pero en enero, un juez de inmigración permitió que el padre, Branly, ingresara al territorio estadounidense otorgando algo conocido como una suspensión de remoción, que requiere un estándar legal más elevado.

El mismo juez denegó la suspensión de remoción a Branyerly, que tenía 17 años cuando llegó a la frontera. Ella y su padre señalaron que, durante la audiencia, el juez hizo muchas preguntas al padre y pocas a la hija. La decisión final consternó a ambos.

Branyerly trató de pedir un permiso de ingreso el lunes en uno de los puentes entre Brownsville y Matamoros. La hicieron entrar en una oficina del lado estadounidense, pero le dijeron que regresara a México.

"Yo ya viví una pesadilla en Venezuela y aquí otra", dijo Branyerly.

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha gobernado en medio de un colapso económico y una crisis política que ha provocado que cientos de miles de personas soliciten asilo en Estados Unidos y otros países.

Durante su discurso del Estado de la Unión hace unas semanas, Trump dijo que Maduro era un “dictador socialista” y afirmó que “todos los estadounidenses están unidos con el pueblo venezolano en su lucha justa por la libertad”. Sin embargo, muchos venezolanos que buscan refugio en Estados Unidos han sido rechazados como consecuencia de una serie de políticas del gobierno estadounidense que reduce el asilo.