Tags:

CHILE.- Un lindo y sentido homenaje recorría las redes sociales de Chile para decir adiós a Juan Guzmán Tapia, el retirado juez chileno conocido por llevar adelante el proceso de la Caravana de la Muerte, juzgar a Pinochet y lograr su desafuero. Guzmán Tapia falleció a los 81 años, según confirmó el viernes su familia a medios chilenos.

Eran muy pocos en esa época —todavía son muy pocos— los jueces que se atrevían a juzgar con dureza los delitos de lesa humanidad en el país, pero Guzmán Tapia pasará a la historia como uno que no tuvo miedo de condenar a los autores de la perversa “Caravana de la Muerte”, uno de los episodios más oscuros de la dictadura chilena (1973-1990). También se atrevió a juzgar al dictador Augusto Pinochet por crímenes de lesa humanidad hasta lograr su desafuero como senador designado y vitalicio en el año 2000, un fuerte golpe al “establishment” chileno.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos lamentó su muerte. “Fue un gran defensor de los derechos humanos, que luchó incansablemente por hacer justicia tras la dictadura”, señaló en Twitter.

Abogado y ya retirado, tuvo una extensa carrera en el poder judicial en la Corte de Apelaciones de Santiago y Talca, 270 kilómetros al sur de la capital.

El juicio de la Caravana de la Muerte en 1998 supuso la famosa detención de Pinochet en una clínica de Londres. Las imágenes le dieron la vuelta al mundo. En el año 2000, el juez Guzmán logró el desafuero del dictador, aunque después abdujo demencia senil y fue sobreseído de los cargos en 2002.

Guzmán volvió a procesarlo en 2005 por el caso Operación Colombo. Ésta fue un montaje periodístico realizado por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) en 1974 y 1975 para ocultar el asesinato y desaparición de 119 opositores políticos con artículos publicados en varios diarios de la región, como Argentina y Brasil.