Tags:

VENEZUELA.- Por años había mantenido su vida en secreto y lo poco que se conocía de él era a través de algunas informaciones extraoficiales e imágenes que se habían filtrado en las redes. Sin embargo, ante el avance de su carrera política, el hijo del presidente venezolano Nicolás Maduro, quien es llamado popularmente “Nicolasito”, rompió el silencio.

Desde la suite presidencial de un hotel del estado costero de La Guaira, rodeado de más de media docena de estrechos colaboradores y seguridad, Nicolás Ernesto Maduro Guerra, el hijo único del gobernante de Venezuela, se muestra relajado en entrevista con The Associated Press y pide que se le pregunte “con confianza, sin temas tabú”.

Siguiendo los pasos de su padre, Maduro Guerra, de 30 años, fue postulado junto a su madrasta y primera dama, Cicilia Flores, como candidato a diputado por el Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV) para aspirar uno de los 277 escaños de la Asamblea Nacional en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Los comicios se darán en medio de cuestionamientos de Estados Unidos, la Unión Europea y otros países de la región, y un boicot convocado por las principales fuerzas opositoras, que consideran la consulta un “fraude electoral” alegando que no tiene garantías democráticas.

Su paso hacia el Congreso ha hecho pensar a algunos que el oficialismo podría estar preparándolo para ser en un futuro el heredero de su padre, así como Maduro sucedió al fallecido presidente Hugo Chávez.

Al respecto, el director de la encuestadora local Datanálisis, Luis Vicente León, afirmó que Maduro Guerra no aparece en ninguna encuesta a título espontáneo ni representa una “figura lo suficientemente popular” como para que pueda convertirse en un heredero. Agregó que el mandatario, cuyo respaldo popular ronda 15%, no tiene capacidad en este momento para avalar alguna candidatura.