Tags:

ESTADOS UNIDOS.- En momentos en que los estadounidenses se replantean a quién se debe conmemorar en los parques públicos y frente a los tribunales, la Fundación Andrew W. Mellon dijo que invertirá 250 millones de dólares a lo largo de cinco años en la construcción de nuevos monumentos, la adición de contexto en los que ya existen y la reubicación de algunos.

El dinero encuentra al país debatiendo qué hacer con monumentos como los que homenajean a la Confederación, como se denomina al bando sureño vencido en la guerra civil de 1961-65, que mucha gente encuentra ofensivos, o con las estatuas de Cristóbal Colón, símbolo de las atrocidades cometidas por los conquistadores con los indígenas locales. Las campañas para retirar monumentos cuestionados ganaron fuerza este año en medio de las protestas relacionadas con el racismo.

Elizabeth Alexander, directora de la Fundación Mellon, afirma que vienen trabajando desde hace años en el proyecto. Antes de ser nombrada directora, Alexander participó en una iniciativa sobre las encarcelaciones masivas en la Fundación Ford y en la asunción de Barack Obama en el 2009 recitó un poema que ella misma había escrito.

Dice que el objetivo principal del proyecto no es reubicar los monumentos, sino asegurarse de que se da mayor representación a las comunidades históricamente olvidadas o poco representadas. Por ejemplo, dijo que menos del 2% de los sitios históricos del Registro Nacional de Sitios Históricos son de afroamericanos y las cifras son más bajas todavía en relación con los hispanos, los asiáticos y los indígenas originarios.