Tags:

ARGENTINA.- En momentos en que la popularidad del presidente argentino Alberto Fernández sufre las consecuencias de la explosiva combinación entre crisis económica y pandemia de coronavirus, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner reapareció el lunes con un extenso texto en el cual negó su influencia sobre las decisiones del mandatario, pero cuestionó a sus funcionarios y propuso un amplio acuerdo con la oposición y empresarios.

Salvo por su labor como titular del Senado, la actividad política de Fernández de Kirchner se mantiene bajo estricta reserva. Ha participado de pocos actos del gobierno y, como no da entrevistas, sus opiniones trascienden a través de esporádicas publicaciones en sus redes sociales.

En vísperas de cumplirse el décimo aniversario de la muerte de su esposo y expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), fecha que además coincide con el primer año del triunfo del peronismo en las elecciones generales de 2019, la dirigente se pronunció sobre temas centrales de la agenda pública.

“En la Argentina el que decide es el Presidente”, enfatizó justo en momentos en que la oposición le atribuye una influencia desmedida sobre cada decisión de gobierno. “Puede gustarte o no lo que decida, pero el que decide es él. Que nadie te quiera convencer de lo contrario. Si alguien intentara hacerlo, preguntale que intereses lo o la mueven”.

No obstante, en otro párrafo Fernández de Kirchner dejó trascender una crítica al gobierno al afirmar que “más allá de funcionarios o funcionarias que no funcionan y más allá de aciertos o desaciertos, no tiene ninguno de los ‘defectos’ que me atribuían y que según no pocos, eran los problemas centrales de mi gestión” entre 2007 y 2015.