Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Melania Trump regresó a la Casa Blanca el sábado tras varios días en el hospital donde recibió tratamiento por un trastorno renal.

La primera dama de Estados Unidos se encontraba en el hospital militar Walter Reed, en las afueras de Washington, donde fue sometida a una operación el lunes por un trastorno en un riñón que la Casa Blanca calificó de benigno.

El presidente Donald Trump visitó a su esposa, de 48 años, durante varias tardes que permaneció en el hospital.

Trump aseguró el martes que Melania podría abandonar el hospital en "dos o tres días", pero su ingreso hospitalario se alargó un poco más, lo que llevó a algunos medios a especular sobre su estado de salud.

Normalmente, los pacientes que se someten a la misma operación que la primera dama suelen ser dados de alta el mismo día de la intervención quirúrgica, según expertos consultados por la cadena CNN y el diario The New York Times.

La larga hospitalización de Melania Trump es "algo atípica", pero no tiene por qué deberse necesariamente a una complicación médica, aseguró a la CNN el doctor Mohamad Allaf, vicedecano de urología en la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins, en Baltimore.

Puede deberse simplemente a un deseo de extremar las precauciones y la privacidad. Pero quedarse más también podría indicar que esta es una situación más compleja",
Mohamad Allaf, vicedecano de urología

La primera dama tuiteó el miércoles que se sentía “magníficamente bien”.

Agradeció al personal del hospital y a las personas que le enviaron mensajes, y dijo que no veía la hora de regresar a casa.

Melania Trump es la primera dama que tiene que pasar por el quirófano para someterse a una operación seria desde que, en octubre de 1987, Nancy Reagan (1981-1989) tuviera una mastectomía, luego de que le detectaran que sufría cáncer de seno.

Desde que su esposo llegó al poder en enero de 2017, Melania guarda un perfil bajo y, en su papel de primera dama, ha sido menos activa que sus predecesoras, Michelle Obama y Laura Bush, quienes impulsaron varias causas como la lucha contra la obesidad infantil o la promoción de la lectura, respectivamente.

No obstante, este mismo mes, la esposa del presidente Trump delineó sus prioridades como primera dama y prometió que se centraría en los niños con su plan ‘Be Best’ (Sé mejor), que busca promover una vida más sana para los niños, así como combatir el acoso en Internet y el abuso de opioides.