Ugur Can/DHA vía AP
Ugur Can/DHA vía AP
Tags:

SIRIA.- Rusia tomó medidas para llenar el vacío que Estados Unidos dejó en el norte de Siria el martes, desplegando a sus soldados para mantener separadas a las fuerzas del gobierno sirio y a las de Turquía. Al mismo tiempo, las tensiones aumentaron en la OTAN debido a que Ankara desafió una creciente condena de sus aliados de Occidente por la invasión.

La ofensiva turca en el norte de Siria contra los combatientes kurdos, que comenzó hace siete días, ha provocado que decenas de miles de personas huyan de sus hogares, ha perturbado las alianzas y ha redibujado el mapa del norte de Siria una vez más en el transcurso de ocho años de guerra.

Rusia rápidamente tomó medidas para afianzar su papel como mediador luego de que el presidente Donald Trump ordenó el retiro de las fuerzas estadounidenses del noreste de Siria. Dicha medida dejó solos a los combatientes kurdos, que estaban aliados con los estadounidenses, y eso allanó el camino para la invasión turca que tiene como objetivo acabar con ellos.

Desesperados por un nuevo protector, los líderes kurdos llegaron a un acuerdo con el gobierno del presidente sirio Bashar Assad, quien goza del respaldo de Rusia y cuyas fuerzas empezaron el domingo a avanzar a zonas controladas por los kurdos para defenderlos de Turquía.