ESTADOS UNIDOS.- El presidente Donald Trump declaró el viernes que la votación de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes para someterlo a juicio político era “una vergüenza para nuestro país” y se niega a apartarse del cargo que lo enredó en el escándalo.

Casi al mismo tiempo de la votación, Rudy Giuliani, el abogado personal del mandatario, realizó una visita a la Casa Blanca.

Con una votación del pleno de la cámara baja prevista para la próxima semana, Trump señaló desde la Oficina Oval que los demócratas han “quedado como tontos” al avanzar con el proceso de juicio político. Trump se dirige a ser el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido a un juicio político, aunque está seguro de que no será destituido por el Senado, donde los republicanos son mayoría.

“Están trivializando un juicio político cuando lo usan para absolutamente nada más que tratar de obtener ganancias políticas”, aseveró Trump mientras estaba acompañado por el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez. “Es algo triste para el país, pero algo bueno para mí políticamente hablando”.

El ataque más reciente de Trump contra el proceso de juicio político se produjo poco después de que Giuliani visitó la Casa Blanca. Se tenía previsto que el abogado _que ha estado profundamente involucrado en los acuerdos con Ucrania que son parte central de la pesquisa de juicio político_ se reuniera con Trump, quien pidió que el exalcalde de la ciudad de Nueva York lo informara sobre su reciente viaje a Kiev.