AP Foto/Alex Sanz
AP Foto/Alex Sanz
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- El presidente estadounidense Donald Trump fustigó el lunes a los críticos que le hicieron cambiar la sede de la cumbre del Grupo de los Siete del año próximo, la cual inicialmente era su club privado en Florida.

Trump dijo que él no habría cobrado por la reunión y que ahora la misma les costará “una fortuna” a los contribuyentes.

En una reunión de gabinete, Trump dijo que habría sido la mejor reunión del G7 jamás realizada si hubiese sido en su club Doral, en las afueras de Miami, pero “los demócratas se volvieron locos” con críticas de que él habría violado la “falsa” cláusula de emolumentos de la Constitución que prohíbe que los presidentes reciban regalos de otros países.

"Yo estaba dispuesto a hacerlo gratis”, dijo Trump el lunes, comparando esto con su decisión de no recibir el salario presidencial de 400.000 dólares anuales. “Le va a costar una fortuna al país”.

Trump desestimó las críticas de que una cumbre en Doral sería una gran promoción para su marca. “¿No creen que yo tengo suficiente promoción? Yo recibo más promoción que cualquier humano que jamás haya vivido”.

El sábado, Trump cambió su decisión de celebrar la cumbre del G7 en el Doral, luego de que varios republicanos se sumaron a los demócratas en sus críticas. Su jefe de despacho interino Mick Mulvaney dijo que el presidente se habían dado cuenta de que “se ve mal” dirigir negocios a su propiedad.