Tags:

HONDURAS.- Luego de que elementos de las policías Preventiva y Militar irrumpieron en la sede de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), las autoridades universitarias suspendieron las actividades académicas en el país, hasta evaluar la situación y tener soluciones integrales al conflicto.

En una reunión extraordinaria, las autoridades universitarias señalaron que la suspensión de labores no implica la cancelación del segundo periodo académico y destacaron que la entrada de las fuerzas de seguridad a la máxima casa de estudios del país violó la autonomía universitaria, según reportes de medios locales e internacionales.

En declaraciones divulgadas por el Heraldo de Honduras, el rector de la UNAH, Francisco Herrera indicó que “cuando sorprendentemente nos avisan que hay una invasión de nuestro campus universitario para nosotros fue una sorpresa mayúscula, sentimos impotencia y cólera”, por lo cual se denunció el hecho ante el Ministerio Público.

En un comunicado, citado por el mismo medio, Herrera condenó “los actos ilegales y arbitrarios” y sostuvo: “no se va a tolerar que este máximo espacio académico de crecimiento de nuestra juventud sea violentado por decisiones tomadas por quienes creen que imponiéndose violentamente pueden silenciar a la academia”.

Aunque se desconoce el número oficial de personas lesionadas, hasta el momento se tienen identificados a cuatro jóvenes que ingresaron al Hospital Escuela por heridas de arma de fuego.

Se trata de: Elder Pereira, 21 años, herido en pierna derecha; Gisell Ardón, 21 años, rose de bala en la cadera; Elsy Lourdes Quevedo, 21 años, baleada en la pierna izquierda y Carlos Godoy, 22 años, con esquirlas en ambas piernas.

Según reportes del periódico local La prensa, la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) refirió que la tarde del lunes elementos ingresaron a la UNAH para liberar a un agente del Estado que según ellos estaba en manos de los manifestantes.

Por lo anterior, se aplicó un operativo fuera de la sede universitaria, el cual terminó en un enfrentamiento entre manifestantes y elementos de seguridad.

En un comunicado la Fusina indicó que un grupo de encapuchados lanzó bombas molotov modificadas, cañones masaya, piedras, palos y otros objetos a los uniformados.

Añadió que el ingreso a la universidad fue para liberar a un integrante de esa corporación, quien a decir de la Fusina fue sometido e ingresado por el grupo de encapuchados a la sede de la máxima casa de estudios.

Su balance da cuenta de seis personas lesionadas, cuatro civiles por arma de fuego y dos soldados con quemaduras.

La protesta en la que se calcula participaron unos dos mil estudiantes inició en el bulevar Suyapa, frente a la máxima casa de estudios de Honduras, donde la consigna coreada fue “Fuera JOH”, haciendo referencia a las iniciales del nombre del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, de acuerdo a un despacho del portal electrónico de Infobae.

La manifestación de los jóvenes fue en apoyo a la Plataforma de Defensa de la Salud y Educación, en la que participan unos 10 mil médicos y 60 mil maestros, quienes desde hace 30 días llevan a cabo marchas y bloqueos en demanda de la eliminación de dos decretos que en su consideración van por la privatización de ambos sectores.

La violencia contra los universitarios fue condenada por la sociedad y por representantes de diversos sectores de la sociedad hondureña como el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, Jorge Faraj, así como organismos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos (OACNUDH) en Honduras.

En su cuenta Twitter Faraj escribió: “Condenamos la violencia ejercida hoy contra los universitarios de la UNAH. Nada justifica acciones como estas que ponen en riesgo la vida de los jóvenes. No se resuelven los problemas enfrentándonos unos a otros. Los hondureños queremos paz y justicia ¡Basta Ya!” En la misma red, la OACNUDH manifestó “profunda consternación por las consecuencias del operativo de las fuerzas militares en la UNAH”.