Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Meseros y cantineros están siendo despedidos, nuevamente, luego de que gobernadores y autoridades locales prohíben comer y beber en los establecimientos para frenar un repunte a nivel nacional de casos de coronavirus que abruma a los hospitales y destroza la esperanza de una rápida recuperación económica.

Y el momento en el que está ocurriendo, justo antes de la temporada navideña, no podría ser peor.

Greg Morena, propietario de un restaurante en el condado de Los Ángeles, trataba de decidir cuál sería su siguiente paso luego de que las autoridades del condado prohibieron comer en los establecimientos por al menos tres semanas a partir del miércoles. Pero, sobre todo, le daba miedo notificar a sus empleados.

“Decir ‘No puedo darte empleo durante las festividades’ al personal que tienen familia e hijos, no he resuelto esa parte aún. Eso es lo más pesado que cargo”, comentó Morena, quien tuvo que cerrar un restaurante hace unos meses y tiene dos en operación en el muelle de Santa Mónica.

Por su parte, Randine Karnitz, mesera en Elk River, Minnesota, dijo que su jefe la despidió la semana pasada luego de que el gobernador Tim Walz anunció que los bares, restaurantes y gimnasios cerrarían durante cuatro semanas mientras las infecciones de coronavirus alcanzaban máximos históricos y llevaban a los hospitales a un punto de quiebre.

“Bueno, tu último día es mañana. No tienes empleo. Puedes agradecerle al gobernador por eso”, comentó Karnitz que fue lo que su jefe le dijo. Señaló que a su esposo le redujeron su horario en su empleo en el sector manufacturero, provocando que la familia tuviera que posponer unas reparaciones en su hogar.