Fotos Vianney Le Caer/Invision/AP
Fotos Vianney Le Caer/Invision/AP

La sustentabilidad en la moda es un tema polémico, mientras los vendedores grandes y pequeños luchan por mostrar que cuidan del medio ambiente, el deseo por nuevas prendas decrece y la industria sigue siendo una de las más contaminantes del mundo al tiempo que los activistas ambientales suenan las alarmas.

La industria es la segunda más grande consumidora de agua y es responsable de 8 a 10% de las emisiones globales de carbono, más que todos los vuelos internacionales y el comercio marítimo combinados, de acuerdo con el Programa Ambiental de Naciones Unidas.

“Así que se necesitarían 13 años para beber el agua que se usa para hacer un par de jeans y una camiseta”, dijo Fee Gilfeather, experta en sustentabilidad de la organización no lucrativa OXFAM. “Es una cantidad increíble de recursos ambientales que se requiere para hacer la ropa que usamos”.

Químicos peligrosos, transporte global de productos y empaques no biodegradables se agregan al costo ambiental. El impacto total ha hecho que la industria esté bajo escrutinio entre los clientes que quieren saber dónde y cómo se producen sus prendas. Ahora exigen prácticas éticas y una venta responsable.

Algunos fabricantes y vendedores han encontrado soluciones innovadoras, ya sea a gran escala o más pequeñas.

Foto AP/Lefteris Pitarakis, archivo
Foto AP/Lefteris Pitarakis, archivo

En el lado de alta gama en el mercado los diseñadores están entusiasmados por hacer que la moda sustentable sea un sinónimo de lujo. En 2015 un reporte sobre sustentabilidad de Nielsen encontró que 66% de los consumidores estarían dispuestos a pagar más por prendas amigables con el medio ambiente. En el lado de bajo costo y ropa de confección también se han hecho promesas.

Inditex, la empresa gigante dueña de Zara, H&M y muchas otras marcas, anunció un compromiso de sustentabilidad en julio en el cual señaló que quiere hacer todas sus prendas con telas sustentables o recicladas para 2025.

El sector global de moda también abordó el cambio climático al lanzar la Carta de la Industria de la Moda para la Acción Climática en la conferencia de la ONU sobre cambio climático COP24 en Katowice en diciembre de 2018. Importantes marcas de moda, vendedores, organizaciones de proveedores, una importante empresa de paquetería y la organización no gubernamental WWF International acordaron abordar colectivamente el impacto climático de la industria en diferentes sectores. La mexicana Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de ONU Cambio Climático, dijo que la carta surge en un momento en el que “la necesitábamos más”. La carta reconoce el papel crucial de la moda como contribuidor a los gases de efecto invernadero, así como múltiples oportunidades para reducir emisiones. Espera que haya cero emisiones para 2050 y señala varios temas como la descarbonización de la fase de producción, la selección de materiales sustentables y amigables con el medio ambiente y la necesidad de un medio de transporte de bajas emisiones, además de mejorar el diálogo con los consumidores y conciencia sobre esta problemática.

La escala de la carta es amplia, pero a veces los activistas enfrentan enormes retos.