Foto: Diario de Sevilla
Foto: Diario de Sevilla
Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- El sargazo es una macroalga marina color marrón, de olor fétido, que siempre ha existido, pero que a partir de 2015 se convirtió en un problema para México,

Proviene de dos lugares: el Mar de Sargazo, cerca de las Islas Bermudas y recientemente del norte de Ecuador.

Se acumulan frente a las costas de Brasil y gracias a las corrientes marinas, entran al Caribe, de acuerdo con Marta García y Brigitta Ine Van Tussenbroek, investigadoras del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM .

El sargazo crece rápidamente porque residuos orgánicos de todo tipo se convierten en nutrientes que fertilizan a la macroalga, lo que provoca que su biomasa se duplique cada 18 días, lo que rebasa por mucho el equilibrio

Foto: Marcela de la Garza
Foto: Marcela de la Garza

El fenómeno es, según la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) una consecuencia directa de la contaminacióndel planeta y el cambio climático. Responde al aumento de nutrientes en el mar, al incremento de la temperatura del agua, y al cambio de las corrientes marinas.

Otros factores que influyen en su proliferación, son las descargas de aguas residuales y uso de agroquímicos en campos de cultivo, que van a dar a los océanos, y que son nutrientes para estos organismos, como es el caso del nitrógeno.

De acuerdo con los especialistas de Greenpeace, este sargazo en particular, proviene de Brasil, donde se desarrolló una nueva variedad más agresiva que la tradicional, por el uso indiscriminado de agroquímicos en la agricultura, que salen al mar a través del Río Amazonas.

Foto: Marcela de la Garza
Foto: Marcela de la Garza

De ahí, la necesidad de que la administración federal en México, invierta en investigación sobre el manejo y causas de este fenómeno, para que en caso de que se decida colocar barreras en el mar, con el fin de evitar su llegada a la costa, sepa dónde instalarlas sin afectar la vida de los océanos.

Las algas no son peligrosas para los bañistas, pues no producen infecciones cutáneas, pero en su interior dan cobijo a animales como cangrejos o erizos que sí podrían lastimar a una persona. También dificultan la llegada de las crías de tortugas al mar, pues se enredan entre el sargazo.