ESTADOS UNIDOS.- Después de un vuelo intercontinental a bordo del “Panda Express”, una figura peluda que había cautivado a Estados Unidos llegó el jueves a su nueva casa en China.

El panda gigante Bei Bei era muy querido en el Zoológico Nacional en Washington, donde nació y pasó sus primeros cuatro años de vida. Pero la institución lo tenía que entregar este año a China para cumplir un acuerdo con el gobierno de ese país.

Ya se encuentra en la base de Bifengxia del Centro de Conservación e Investigación de Pandas Gigantes de China en Ya'an, en la provincia suroccidental de Sichuan. Bei Bei permanecerá un mes en cuarentena mientras se adapta al cambio de horario, a los alimentos locales y al dialecto sichuanés, según la televisora estatal CCTV.

Bei Bei nació mediante inseminación artificial en el Zoológico Nacional en 2015, y sus padres fueron Mei Xiang y Tian Tian. Su nombre, que en chino significa “tesoro”, fue decidido conjuntamente por la entonces primera dama Michelle Obama y Peng Liyuan, esposa del presidente chino Xi Jinping. El cachorro Bei Bei se convirtió rápidamente en una estrella favorita observada a través de la llamada Cámara del Panda, y los admiradores le dedicaron una despedida agridulce en internet con el hashtag #byebyebeibei.

Bei Bei viajó con su cuidador, un veterinario y 23 kilogramos (66 libras) de bambú, su alimento, en un jet privado de la compañía de carga FedEx al que pintaron un panda en el fuselaje.