Tags:

NUEVO LEÓN.- El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey presenta la obra Ai Weiwei (Beijing, 1957), artista que ha asegurado un lugar entre los exponentes de arte conceptual más importantes de mundo, un fenómeno de los medios sociales, activista político y un comprometido defensor de la libertad de expresión y los derechos humanos. A través de la exposición Ai Weiwei. Restablecer memorias confronta los traumas de dos experiencias que nos plantean la obligación ética de construir memoria social. Por un lado, explora la destrucción del patrimonio cultural de China mediante un testimonio silencioso del material; en otro, presenta su proyecto acerca del vacío que ha dejado en la sociedad mexicana la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, secuestrados por criminales y fuerzas públicas en Iguala, Guerrero, en septiembre de 2014.

La exposición une la desolación que representa la destrucción de nuestra relación con los ancestros y la barbarie que encierra la violencia contra los jóvenes como atentado hacia el futuro. No es la analogía que tienen los proyectos y relatos que estas obras plantean sino constatar la unidad de lucha que involucra a ciudadanos de todas latitudes cuando se compromete su historia.

Ai Weiwei exhibe por primera vez en MARCO la pieza completa Salón Ancestral de la familia Wang (2015), su mayor readymade histórico-político y la obra más significativa en relación con sus intervenciones sobre artefactos históricos. Es un templo ruinoso de madera del clan Wang proveniente de la dinastía Ming que registra la destrucción del patrimonio cultural chino bajo la violencia de la revolución y la pérdida de la sociedad rural tradicional. Esta ruina de 400 años de antigüedad ejemplifica las complejas negociaciones entre lo actual y lo ancestral; es también la obra que marcó el periodo de vigilancia constante que el artista sufrió en Beijing tras su detención en 2011, antes de exiliarse a Europa. Otras piezas que complementan esta obra son fotografías que muestran la ubicación original del Salón ancestral de la familia Wang en la aldea Xiaoqi, provincia de Jiangxi; Tallas con color (2015) así como Fragmentos del salón ancestral de la familia Wang (2015) que remontan a la dinastía Ming.

"Ai Weiwei tiene la extraordinaria capacidad para convocar la sinergia de lo personal y lo político, de la seducción material y la agitación emocional, para producir momentos de toma de conciencia pública y al mismo tiempo, dejar tras de sí artefactos que destilan la opacidad, ambivalencia y silencio que esperamos de la condición del arte en la modernidad". Cuauhtémoc Medina, curador.

Entre 2016 y 2017, Ai Weiwei encausó su investigación en varias direcciones, una de las cuales fue la crisis de derechos humanos. Como consecuencia, el 6 de febrero de 2018, visitó el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) dónde coincidió con los padres de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa. Los familiares de los desaparecidos compartieron con el artista el dolor y las dificultades de su tragedia y su activismo. A su vez, Ai Weiwei se dirigió a los padres para compartirles la experiencia de su cautiverio a manos del gobierno chino en 2011 y establecer el grado en que su causa le resultaba cercana. Les participó que él también había sido perseguido y que, en el peor momento de su cautiverio, lo único que lo había sostenido era el pensamiento de que quienes eran cercanos a él estarían en alguna parte luchando por liberarlo.

A través de entrevistas que son parte de su próximo filme documental, una serie de 46 retratos construidos con piezas de Lego así como un gráfico mural a manera de cronología que muestra la investigación relacionada con el caso, el artista explora las consecuencias personales y sociales de la desaparición de los estudiantes. El proyecto apuesta por la construcción de la memoria como lazo invisible que nos liga con los ancestros y traza un deber hacia las generaciones que nos suceden.

Restablecer Memorias será exhibida en la sala 5 de MARCO y el Patio Central albergará la obra completa del Salón Ancestral de la familia Wang. Estará abierta al público a partir del miércoles 4 de diciembre de 2019 y hasta el 15 de marzo de 2020.