Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- El excandidato presidencial José Antonio Meade afirmó que en el debate sobre cambio climático global, México siempre ha estado del lado correcto de la historia, ya que durante años, en numerosos foros e instancias internacionales, ha sido líder en la búsqueda de acciones colectivas para frenar y enfrentar los efectos adversos del calentamiento del planeta.

En un artículo publicado en el diario El País, recordó que en 2010, México organizó y lideró de manera exitosa la Conferencia de las Partes de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la COP 16.

Los Acuerdos de Cancún establecieron limitar por debajo de los dos grados centígrados el incremento de la temperatura mundial, fortalecer los mecanismos de transferencia de tecnologías y la implementación de un fondo verde. La nuestra, entonces, era una agenda de mitigación
José Antonio Meade

Dos años después, subrayó, México organizó en 2012 la cumbre del G20. Parte de las discusiones era la agenda de gestión del riesgo de desastres naturales derivados del calentamiento global, donde los ministros de Finanzas compartían información y experiencias sobre seguros y bonos catastróficos para la previsión de los gastos consecuencia de las afectaciones por el cambio climático.

En ese entonces, dijo, “nuestros esfuerzos se centraron en la propuesta de soluciones ante las pérdidas ocasionadas por los desastres naturales, que para ese año ascendían a más de 380.000 millones de dólares a nivel global.

Mencionó que la agenda de adaptación al cambio climático ha alcanzado su punto de quiebre y es una responsabilidad conjunta lograr que llegue a buen puerto. “Tenemos a nuestra disposición la ciencia, los datos y las herramientas financieras para ser exitosos”.

Por el compromiso con las causas ambientales que trasciende posiciones políticas y administraciones gubernamentales, dijo, aceptó la invitación para participar en dicha comisión, convocada y hospedada por los Países Bajos.

Destacó que será un alto honor y responsabilidad contribuir con su experiencia al noble propósito de la Comisión Global de Adaptación al Cambio Climático, porque “servir es posible desde múltiples trincheras”.